El sindicato de enfermería exige al servico Osakidetza cita previa que refuerce los programas de prevención y control de las enfermedades coronarias.

El SATSE (sindicato de enfermería del Pais Vasco) se ha unido a la celebración del Día Mundial de la Salud. Este año, la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha elegido como tema la hipertensión. La SATSE ha exigido al Servicio Sanidad del Pais Vasco y más específicamente al servicio Osakidetza cita previa que refuerce los programas de prevención y control de las enfermedades cardiovasculares con mayores recursos humanos y materiales. A esta petición se han añadido los seguros medicos. En una nota de prensa, la SATSE ha explicado que la tensión arterial alta es el principal factor de riesgo de muerte en el mundo, ya que aumenta el peligro de sufrir lesiones coronarias, como son los infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares o la insuficiencia renal. Se trata de un factor de riesgo modificable, donde la prevención es fundamental. Sin embargo, los continuos recortes desde las diferentes administraciones, junto al progresivo deterioro de la sanidad pública vasca puede poner en peligro los avances conseguidos, tras lo que ha advertido de que recortar en estos programas sería terrible para la ciudadanía.

 

Desde las consultas de Atención Primaria a través del servicio de la Osanet cita previa, la enfermería realiza una importante labor de prevención a través del asesoramiento individualizado, la educación o el control de hábitos, así como de los distintos programas para cuidar la dieta, fomentar el ejercicio o controlar el consumo de sustancias nocivas, como el alcohol y el tabaco.

 

En Euskadi al igual que el resto de España, las enfermedades cardiovasculares suponen la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en varones, llegando a ser causa de casi el 30% de las muertes. Según datos del Gobierno vasco de 2009, la tasa de prevalencia de estas enfermedades en la comunidad autónoma era de 276 por cada 100.000 habitantes. El 20% de las personas mayores de 18 años tienen una tensión arterial superior a 140/90, alcanzando el 65% en las personas mayores de 60 años. En Euskadi, el 46% de las enfermedades cerebro-vasculares se debe a la hipertensión arterial. Las previsiones de que esta enfermedad se extienda de manera rápida debido, sobre todo, a una población más anciana, a estilos de vida sedentarios y al aumento de la obesidad, preocupa a los profesionales sanitarios vascos.